Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

domingo, 23 de diciembre de 2012

KILLER MIKE. "R.A.P. MUSIC" (2012)


Con este disco de Killer Mike Discos Pensandos se coge un par de semanas de asueto vacacional. Mi pequeñajo de 5 años coge vacaciones  y dudo que pueda concentrar mis oidos y mis dedos tecleadores con el diablillo rocaronleando por el pasillo, jugando al tenis con las bolas de navidad y demás quehaceres cotidianos.

Eligo pues uno de las producciones de hip hop más interesantes que ha salido en el año que se termina. En este su sexto album, Killer Mike recoge la pegada de El-P (que por aki mete su cazalla venenosa de productor) y vomita incendiarias rimas para crear fuego en los rincones mas quebradizos de tu ser.

"Big Beast" es el mejor comienzo que se puede desear cuando nos queremos enchufar una turbina agita conciencia de la mano de una explosivo demolicion ritmica. "Untitled" hace acopio de la electrónica para que los scratch se acoplen a tus sienes como acero ardiente.

Después viene las galeria de secuencias de hip hop concienciado para nada moralizador, que tiene sus puntos fuertes en pelotazos como "Souther fiend" o "Jojo'chillin" donde Killer Mike seduce con sus puños de versos, con sus rugosidades sonoras.

"Reagan" es otro de lo puntos fuertes del disco, dedicado a uno de los bellacos más grandes que ha dado la historia de los Estados Unidos. Canela fina lo de este fajador de las calles más peligrosas. Asi que para estos tiempos de combate, no está mal despedir el años de Discos Pensados con un poco de dinamita sin flores ni violines.

Con el máximo y sincero deseo que a la gente de buen corazón el año que nazca les acompañe la suerte y la salud y que a toda esa tropa de malnacidos que nos ha metido en una crisis que dificil salida, les caiga un rayo castigador, Discos Pensados se coge el petate, prende un cirio negro de mala fe, y dice hasta enero, a principios. Veremos que nuevas sorpresas musicales nos trae el año. Pasarlos pues bien, buena música siempre, y mucho afecto para la gente de bien.



miércoles, 19 de diciembre de 2012

RYUICHI SAKAMOTO. "Playing the piano 2009" (2010)

Casi acabando el año es todo un lujo recuperar este doble disco en directo del gran Ryuchi Sakamoto, que en 2009 giró por Japón y registro esta colección de temas de su extensa discrografia. Dos cedés para disfrutar en el asueto de tu silencio ahora que es época de tanto ruido y panderetas. Dos cedés de hojas que se caen sobre las teclas de la maquina de expulsar sueños en formas de olas musicales, para que nuestra navidad, ahora que nos están dando por todos los lados, sea algo más que celebraciones y visitas obligadas a gente que joder, ni maldita la ganas tienes de ver.

Desde la minimal  y casi obsesiva lírica de "Hibari" con sus 9 minutos lineales e hipnóticos, hasta la extravagante "Composition 0919", incomoda y extraña, pasando por el clasicismo romántico de "Put your hands up" o "Mizuno naka no bagatalle", todo en "Playing the piano" es para bajar las persianas, correr las cortinas, hacerte un té calentito y mirar en tus entrañas en busca de la flor de lis desconocida que con tanto ahinco gastaste fuerza en su busqueda ayer, cuando el ayer ha pasado hace tanto tiempo.

La maestria del ex-YMO es incuestionable cuando suenan los acordes de "Tango" y te sumerges en una cienaga dulce, de esas que no hacen daño, oscura pero interiormente agitada, con esporas que te llaman y envuelven mientras la lluvia trae terrones de tierra de la otra parte de planeta. "Amore" es otra pieza que te deja sin aliento, desarma al más recio, inmenso vaho que se deshace en truenos de mentira.

Y como no reseñar esas dos magnificas interpretaciones de sus dos casi más famosos temas para películas: "The last emperor" y "Merry Christmas Mr. Lawrence" donde el climax creado es para escalar nubes con aristas de besos, para creer en el poder redentor de la música.

El segundo cd es otra obra vital, de naturaleza desbocada. "Bolerish", "Parolibre", "1919", o "Tibetan dance", son definitivos, claros, ramas abiertas al aliento que se desborda, piano claro y hablador, meláncolico y amigo, caricias por doquier para tendernos en la nieve y dejadnos ir, tranquilos, hacia ocasos fructicferos de felicidad. Para gozar con quienes mas quieres la escucha de este portento musical.


lunes, 17 de diciembre de 2012

LENE LOVICH. "Stateless" (1978)


En pleno apogeo del punk, a finales de los 70, Lene Lovich (yankie pero criada en el Reino Unido), junto a Les Chapell, pergeñaron un disco de esos que con el paso de los año podíamos decir precursor de la new wave, rompiedo con el ruido del nihilismo, introduciéndonos en un cabaret pop repleto de ritmos y enjuages de neón.

Quizás todos recordaremos a Lene Lovich por ese single de cacatua alocada que se llamó "Lucky number". "Stateless" posee aparte de ese himno muy buenas razones para configurarse como un hito de esos que se dicen imperecederos.

En "Home" notamos las urgencias del punk convertidas con su chulo órgano en una estampa de aquellos lejanos años. El piano de "Too tender (to touch)" nos introduce en una delicada popsong que da pie para que escuchemos el country vacilón de "Say when". Total.

"Writing on the wall" es hija de la época, saxos y aire Motels, contención instrumental y glamour a saco. Aunque la preferida para el servidor es "Telepathy", donde no puedo más que pensar en toda la manada de grupos de la movida de por aki, esforzándose con sus maquillajes y su provocación en parecerse a todo lo que venia del reino anglosajón.

Lene Lovich, una manera más de sentirnos viejos, de ver como el paso de los años nos ha ido dejando en el camino viejos discos que viven ya en el museo virtual de nuestros recuerdos.


viernes, 14 de diciembre de 2012

RED RED MEAT. "Bunny gets paid" (1995)

Antes de que Tim Rutili formase los imprescindibles Califone, (una de las propuestas más sugerentes del espectro indie de los ultimos años por sus desarrollos del blues a la psicodelia, pasando por autopistas de blues lisérgico),  nos regaló los oidos con estos Red Red Meat, con la compañia del ya fallecido Glynis Johnson, actores trapecistas que con este "Bunny gets paid" se salieron en todos los sentidos.

Oyendo el disco de la muñeca ladeada, te das cuenta de la cantidad de música que se nos ha pasado inadvertida en el transcurso de los años. "Bunny gets paid" tiene todo para que sea un album de esos inolvidables, de los que dejan secuela por su impronta  huella en el trajín de tu discografía personal.

"Carpet of horses" y su folk triste y lisérgico es la leche. Pero cuando te enfrentas al torbellino melódico de "Chain, chain, chain" con sus guitarras indies y sus coros Pavement, dirás joder, estos tios me alucinan. Luego, te dejan k.o. con el punk en plan velvet underground que es "Rosewood, wax, voltz + gliter", distorsionada, febril, desatada, puñal en la espalda.

Red Red Meat eran asi de chulos. Porque de repente paran la máquina y se sacan de los altavoces "Buterred" una country song oscura y dolorosa, requiem por las nubes negras que se avecinan, olor a naftalina de ron.

Huellas también de Neil Young te puedes topar en "Gauze", y en "Idiot son" nos convencen con su blues de media talla, con su rugido valiente jugando con lo indie de los indie, resoplando tradicción, cosiendo banderines de enganche fuera de la cancha de juego de los de siempre.

No me quedo corto al decir que la escucha de este "Bunny gets paid" después de tantos años sin pararme en  él, me ha supuesto una querencia por la revisión de toda la corta obra del grupo y de su sucesión estilística llamada Califone. Para oidos exigentes y corazones calientes pues, este pedazo de puño en la mesa.



miércoles, 12 de diciembre de 2012

HOSPITALITY. "Hospitality" (2012)


Este disco me da buen rollo. Quizás la culpa de ello lo tiene la voz sensual de su cantante Amber Papini, y ese aire vintage ochentero que rodea todo este disco, primer largo (antes sacaron un EP), de estos yankies que viendo la portada del cd te puedes imaginar por donde van los tiros.

Pop mermelada, aceitunas caídas al azar por un viento lejano de añoranza de otros tiempos, instrumentos de juguete, de mentirijillas a medias mientras descorchas una botella de vino para decirla que sí, que la quieres aunque te siga haciendo daño.

Aunque se les une musicalmente hablando a Camara Obscura y a Belle Sebastian, Hospitalty tienen algo más de miga que ellos. "Eighth avenue" es un buen comienzo para ponerles cerca de los primeros Club 8 y "Friends or friends es otra pastillita melódica para cantar primaveras en frias estaciones de soledad.

Se quedan contigo en "Betty bang" y ese aire chicle tweedpop que les queda fino, fino. Luego te dejarán sin sentido cuando te pongas "Julie" donde la sensualidad vocal de la Papini te llevará a jardines prohibidos demandados en nuestro ayer para correr sin parar en busca de algún unicornio mágico.

El comienzo guiño guitarrero de "The Right profession" es una espabilida conjunción de pop que da paso en  "Sleepover" a una cariñosa propagación de ondas melosas para escribir pasiones infinitas. Asi son Hospitality, hospitalarios médicos de alma pop para curar heridas de guerra. Sugerir antes de probar.


lunes, 10 de diciembre de 2012

THE POP GROUP. "Y" (1978)


Finales de los 70. El punk llenó las calles de tachuelas y crestas, de rabia y furia, de rebelión (a veces impostada via EMI), de jóvenes que se dedicaban a romper los moldes establecidos con la única pretensión de ser granos en el culo del poder de siempre, de los malditos poderosos de mierda de toda la vida.

En ese escenario nació The Pop Group, desde la mismas consignas, pero introduciendo matices en la producción musical. Debemos a The Pop Group y sobre todo a este esencial "Y", los maridajes del punk con el dub, con el funk, con el jazz, todo se lo debemos a Mark Stewark, alma de The Pop Group, y a sus compinches, verdaderos agitadores contraculturales que colocaron a Bristol en el mapa mucho antes de la aparición de Massive Attack.

Y es que hasta el Nick Cave más peligroso, el de sus inicios con Birthday Party, tomo a The Pop Group como referencia. Queda todo dicho pues la importancia de una banda y de un disco, este "Y" que sentó cátedra y que sigue siendo insuperable aunque algunos niñatos se esfuercen en eso del corte y pega.

"Y" es una batidora desenfrenada. Desde "She is beyond good and evil", punk-funk destrozado, rayos de catarsis sonora,  una de esas canciones que enseñó el camino de todo lo que vino despues. Sólo PIL, y a su manera, supo trabajar la coctelera de sonidos como la banda de Mark Stewark.

"Thief of fire" camina por el fuego, cargada de razones para hacer revoluciones, entrecortada y dura, cieno e infierno para dar y tomar con gotas de dub. "Snowgirl", con su piano desquiciado es otra buena excusa para que las guitarras naveguen sordas entre molinos de rudeza.

Todo en "Y" suena a innovación, a nuevo. Y estamos en el 79. Las enseñanzas del punk, como en "Blood Money", se convierte con el saxo free, en un almanaque de investigación criminal sónica. "Words discobey me" otra entrecortada receta de luces punks desquiciadas para el desborde de nuestras orejas.

Así que "Y" nos es indispensable para el entendimiento de las propuestas más arriegadas que se han dado en el orbe indie, sin las cuales estariamos faltos de excusas para confiar en el espiritu de la sorpresa, ahora que esta ya todo tan trillado.


jueves, 6 de diciembre de 2012

GRAHAM COXON. "A+E" (2012)

Joder, menudo sorpresón que me he llevado al hincarle el diente a este pedazo de petardazo de rock energético, vitamínico, de uno de los componentes de Blur. Desde el incendiario inicio con "Advice", casi punki, gamberra, ruidosa y valiente, pasando por el comienzo kraut de "City hall", Coxon ha elaborado un compendio resumen de la musica independiente de los ultimos años para vanagloria de los que sentimos añoranza por los 90 y un poco menos por los Blur.

Porque  lo reconozco, ni Blur ni Oasis dejaron poso en el crecimiento musical de mi escrutadora aventura de disfrute personal. "A+E", es otra cosa. Esto es adrenalina pura, energía desbocada a raudales que se para de vez en cuando en un pop de factura sideral como "What'll it take", y otras, como "The truth" en apabullantes mantras de sonidos nada domesticables, hipnosis para bailar mustio, caldo caliente para el frio invierno.

"Seven naked valleys" suena amenazante, desborda por su mal rollo enfundada en cuero negro de noches perpetuas. O "Running for your life" con su soniquete delincuente y su ritmo sincopado. Total, para no parar los pies. Bruta gema para un buen resumen de este año.

Y no se porque pero cuando me pongo "Bah singer" veo lo que podrian haber hecho los Sex Pistols si hubieran seguido entre los vivos y hubieron evolucionado desde su primigenio punk. "Knife in the cast" es la parte art-rock del disco y con "Ohh yeah yeah" dejan su tributo para un himno de esos de cazalla moderna. Grande Coxon, que como los trabajos en solitario de Damon siempre me han parecido más interesante que toda la obra del grupo madre.


martes, 4 de diciembre de 2012

UMMAGMA. "Antigravity" (2012)


Acabo de recibir un mensaje en una botella, un cristalino recipiente que en su interior guarda un misterio, un pequeño tesoro para los escrutadores de cosas buenas. Se llaman Ummagma, y está formando por un dúo canadiense-ucraniano, Alexander Kretov y Shauna McLarnon.

Si lo tuyo son las mariposas etéreas de Cocteau Twins, el barroquismo de Blonde Redhead, la épica de hielo de Sigur Ros, o las miradas al revés del shoegazing más punzante y ensoñador, Ummagma será una buena forma de recibir calurosos envites de más allá de la frontera.

"Lama" es el comienzo de esta antigravedad pasajera, cinco minutos dedicados a saborear los mejores recuerdos de los años triunfantes de Cocteau Twins. Burbujas, éter, caligrafía invisible con toques electrónicos.

"Micro Macro" es otra delicada sinfonía semiacústica que da paso a uno de los platos fuertes del album: "Back to you" con trompeta incluida, melosa, aspaviento espacial, carantoña para soñar. Total. "Live and the lie die" se acerca al murmullo de los islandeses Sigur Ros y "Photographer" es otro pedazo de islote en el mar de los sentimientos, paraiso de sonidos que se esparcen entre vaho para recompensar a los que exploramos en busca de creibles manás musicales.

A los que se les quede corto "Antigravity", anunciar que la pareja sacó otro disco (este mismo año) a la par de este "Antigravity",que se llama como ellos y que lo recomiendo igual que éste. Os dejo link de la página de la banda para que goceis como yo de esta nave sideral de letanías intimas:  Ummagma.


sábado, 1 de diciembre de 2012

POLAR. "A letter for the stars" (2002)


Si ha habido una banda por estos lares nuestros que se ha acercado al espíritu envolvente de los mormones Low, esos han sido Polar. Los valencianos se sacaron de la chistera un enorme disco que bajo la etiqueta del slowcore artesanal recorre tu espina sensitiva con fundamento, intensidad y alergia buena.

Los ocho minutos de "The sea and waves" son definitorios de como se encargan de elevarnos hacia cumbres borrascosas donde las inclemencias del corazón se ven desbocadas por un maremoto de melancolía. "And old car.." es un pequeño señuelo que te rodeará con su lentitud comatosa, con su ardor sin batalla.

Oyendo a Polar no queda más remedio que acordarse de otra tremenda banda que se llamó Galaxie 500. "41 forty-one" es una buena muestra de ello. También Polar tuvieron tiempo cuando elaboraron este bonito disco, para recordar a su manera a los indispensables Tortoise con un jolgorio funk dislocador llamado "It'so cold outside".

"Un chien andalu" es otra manera para contagiarnos de este frescor lento, de este surco de belleza fresca que llena cada surco de cada tema, de uno enorme álbum que Discos Pensados recupera para que esas pequeñas cicatrices que tenemos en el alma no nos hagan desfallecer.No he hallado clip del disco que critico, pongo uno del disco continuación de "A letter..", "Comes with a smile" (2004).  Para emocionarte pues.