Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

miércoles, 28 de noviembre de 2012

EL HIJO. "Los movimientos" (2012)


Enganchado llevo unos días con el ultimo largo de El Hijo, de Abel Hernández, (ex-Migala). "Los movimientos" contiene canciones de esas que con el paso del tiempo llevas en la boca  para despedirlas al aire en forma de silbidos o melaza fina para romper el viento.

Este tercer disco de El Hijo es un auténtico viaje pop con pegamento de psicodelia, mundos estelares rodeados de telas de arañas de color enjambre, folk de dormitorio asolado por una ventolera de esas que hacen palidecer la magia del silencio.

Desde que comienza "Exteriorización del cuerpo astral", con ese aire a lo Syd Barret rural, te entran ganas de que siga la cuerda del reloj del cd. Con "Remolino", ya comienza a forjar himnos de esos para coleccionar entre tus canciones favoritas de año. Con mimo y con especial dedicación al cuidado de un sonido crisálida de velas de sombras, Abel Hernández consigue que crear interés en tu oído de oyente.

Me flipa "Reina de las rocas" por su letanía marina, por sus ruidillos psicodélicos y "Tempestad" es otro de esas soflamas pop que te deja embargado en ámbar gracioso de candor. Mi favorita es "Gran sueño", pedazo de geiser arrogante y hipnótico que es melancolía para cantar tahures versos de ignorancia.

Si ya con Migala  Abel abrió las puertas a sonidos que por estos lares no estabamos acostumbrados, El Hijo se consolida como un proyecto con larga vida por la capacidad de su creador por conjugar imágenes de esas que perviven en nuestro particular universo de buscadores de cosas buenas.


lunes, 26 de noviembre de 2012

OLOF ARNOLDS. "Innundir skinni" (2010)


Escuchar "Innundir Skinni" de la islandesa Olöf Arnalds es abrir las puertas de tu percepción a mundos donde la magia y los seres diminutos pueblan con sus paseos la psique de nuestros deseos frustrados. La voz de la chica es para engatusar, en medio de una levedad caprichosa y grácil, creando un universo de besos agitadores de maravillas.

"Vinnur min", ella sólita, sin nada que la quite la estrella, es su manera ensoñadora para fabricar cuentos. La que titula el cd es una bonita nana para dormir ogros, un cometa en en jardín de tu dormitorio, una pasión que se desafora por la inclinación natural a viajar a otros tiempos.

Los arreglos acústicos de "Crazy car" te gustará disfrutar leyendo la bibliografía de las nubes perdidas de la memoria y "Vinkonur" tan sencilla y elegiaca, es dulce de leche a horas trasnochadas. "Svif birki" también es un pedaleo que te sacude de lo cotidiano con el sonido de las cuerdas que atónitas se dejan tocar por dedos de querubín.

Y como iba a perderse la fiesta Bjork, que en "Surrender" da la mano a Olöf para perderse en un laberinto en busca de Alicia y sus muchachos raros, o para clavar a Gulliver un montón de clavos para que no moleste a los hombres diminutos, tan tranquilos ellos en su mundo pequeño.

"Innundir skinni", un salmo de magia, un libro de cuentos sin acabar, un pétalo de bronce, el siseo grácil de lo etéreo.


miércoles, 21 de noviembre de 2012

DAYNA KURTZ. "Secret canon vol.1" (2012)


Cada día que pasa más me siento atraido por los sonidos que vienen lejos de la orda indie. Algo hastiado del monocorde aturdimiento de más de los mismo (siempre hay excepciones), me inclino cuando la ocasión se presenta a vagar con discos como el de esta cantante de jazz que se ha propuesto traer a la luz olvidados standards de los 50 y 60.

10 gemas nos regala en este "Secret canon Vol. 1", 10 razones para perderte en su voz, en su climax tan especial que hace que caigamos seducidos desde la primera escucha por este conjunto lleno de notas que vibran, que esparcen soul y jazz como ese que se hacía cuando aún no habíamos nacido.

En este canón secreto que seguro que tendrá continuación, nos encontramos desde pétalos de jazz para romperte los ojos en una cienaga de lágrimas ,"Do I love you" (Floyd Dixon);arenas movedizas de swing, "Don't fuck around with love" (The Blenders), y pepinazos de piano tortuoso como "I'll close my eyes", que te haran como lo minimo palidecer de tristeza sana.

También se marca su especial homenaje a Nat King Cole con "If yesterday could only be tomorrow", bello, embriagador, club nocturno donde perderte para garabetear en servilletas viejas melancolías de esas que van y vienen.

Y si quieres más ponte tranqui, abre el bourbon y camina por el fuego de "Sweet lotus blossum". El humo te llenerá los pulmones de margaritas cabizbajas que entonarán plañideros susurros en noches aciagas de silencio y levedad.

Es un gusto dejar los ismos, las etiquetas, a los chicos modernos haciendo siempre cosas ya hechas, y dejarte embaucar con la poderosa voz, con el colosal argumento de un disco, que desde ya, lo posiciono como de lo mejor de este año. A disfrutar.




lunes, 19 de noviembre de 2012

ADEM. "Homesongs" (2004)


Del grupo del postrock con aires electrónicos llamado Fridge, todos conocemos la obra de uno de sus miembros, Kieren Hebden con los ya reputados Four Tet, una de las propuestas más interesantes dentro de los margenes de la música inteligente electrónica que ha surgido de unos años a esta parte.

Otro de los miembros de la triada Fridge, Adem Illhan, bajista, se puso las pilas en el ya lejano 2004, para la elaboración de este "Homesongs", un compendio de lentas letanias donde predomina lo acústico, lo suave y aterciopelado.

Aquí no queda nada de Fridge. Esto es folk con aires de pop candente, donde el arpa y la mandolina se lo pasan pipa en un mar tranquilo de suaves rugosidades balsámicas.  Oye "These are your friendes" y me contarás que te parece este aire somnoliente y a la vez hipnótico de Adem.

"Statued" es una radiografía intima de lo que es el folk desde una habitación con paredes de madera. "There will always be" también te hará encoger el corazón a pedaladas de cariño.

Viajar con Adem es repartir ecos de los 70 con atracones de sobriedad acogedora, es pertrecharse bajo un paraguas de versos afables para gozar de la sencillez a ras del suelo del silencio. Para momentos calmosos pues este "Homesongs".



jueves, 15 de noviembre de 2012

NADA SURF. "If i had a Hi-Fi" (2010)


Pedazo disco de versiones que se marcaron los Nada Surf allá por el 2010. En su sexto album, los neoyorkinos rindieron pleitesía a sus artistas fetiches, ofreciéndonos un buen puñado de razones para alegrarnos aquellos días donde tenemos poco que celebrar.

En "If i had a Hi-Fi" tenemos de todo un poco y nada malo. Desde los aire Teenage Fanclub de "Electrocution" (Bill Fox), pasando por ese repaso que le dan a los Depeche Mode con "Enjoy the silence", y sobretodo superando a los originales The Go Betweens, en la potente, melódica y monumental "Love goes on". Para aplaudir y silbar, para correr por el campo sin parar, para bailar y dejarte escapar.

También se atreven con tino y arrogancia con Kate Bush, ("Love and anger"), pedazo de pop que me recuerda a unos Supertramp sin alergia. Como cosas curiosas queda el préstamo de Spoon, "The Agony of Laffitte" y lo bien que les queda "Bye Bye Beaute" ésta en galo, de la también interesante Coralie Clement.

¿Y qué me dices de la versión punk de "Questions" de los Moody Blues? La verdad es que a estos chicos no se les pone nada por delante. Dejamos para lo último la  mejor del lote: "Evolution" de los albaceteños Mercromina. Si ya la original era la ostia, un torrente de electricidad lírica, los Nada Surf consiguen, ahora en castellano (uno de sus componentes, Daniel Lorca, es de por aki) ponerme los pelos de punta, radiantes, efectivos, siderales. La leche, pues.

"If i had a Hi-Fi", es una buena manera de completar la discografia de una interesante banda que nos ha ofrecido muy buenos momentos y que ha fabricado una delicada orfebrería fina. Grandes.


martes, 13 de noviembre de 2012

CHRYSTA BELL. "This train" (2011)


Escuchando a Chrysta Bell  me viene a la cabeza la sensualidad torrida, la belleza oscura de neón que Julee Cruise destapó cuando el mago Lynch sacó de la chistera esa genial obra maestra de las series de TV llamada "Twin Peaks". Todo dios nos perdimos buscando a Laura Palmer, empanados por unos extraños personajes, cuya banda sonora, del gran Badalamendi, contó con la preciosa participación de la Cruise.

Y viene esto a cuento porque esta cantante-actriz, ya llamó la atención de Lynch, quien la hizo penetrar en el mundo oscuro de "Inland empire" con una colaboración. Así que David quedó prendado de la chica, y se encargó de casi todo en este "This train".

La que titula el cd, con el ruido de tren de fondo, son siete minutos magnificos donde nos da tiempo para sedarnos con la voz de terciopelo de Chrysta. A los que nos sumergimos con ganas en "Floating into the night", la escucha de "This train" nos traerá el recuerdo de la Cruise, compartiendo con ella los mismos mapas emocionales, los mismos conductos afectivos.

Asi que es un disfrute para el sillón y la noche ponerte el aire folk de "Right down to you" o perderte sin compasión en los aires tenebrosos de "I die".

"Swing with me" es una embajada de rugosidades leves, con ciertos aires a los vals tranquis de PJ Harvey y
"Angel star" es otra de esas perfectas gemas para tallar en tu anillo de la tristeza. Cadenciosa, lowcoast del corazón, velas apagadas y la bruma que te sumerge en una catarsis de silencio. Bella y enigmática. "Down by Babylon" es otra embrujada colección de minutos para enmarcar en tu pared de deseos funestos.

Si, ya que que muchos dirán que se parece demasiado a Julee Cruise. Me es igual. Las sensaciones de levedad que me ha producido esta escucha merece que pongamos a "This train" en algún lugar cercano a los labios indómitos de dolor. Música para gozar, gozo intenso que queda como poso y que cuesta verlo marchar.


domingo, 11 de noviembre de 2012

MOOSE. "Xyz" (1992)

1992. Los 90. La mejor época y más productiva en cuanto a cantidad e interés de cientos de bandas, compañeras existenciales de unos años que jamás olvidaré. Los británicos Moose, fueron casi sin querer uno de los combos a los que el termino britpop, aun balbuceante en esos años, cobra sentido.

"Xyz" fue el primer largo de estos chicos comandados por Russell Yates, quien se encargó de tranquilizarnos los oídos, a nosotros, seguidores acérrimos de los Sonic Youth, Pixies y demás bestias de la orda que con cariño nos sumió en un éxtasis encantador del cual bajamos demasiado pronto.

Moose me gusta porque no se parecen a Oasis ni a Blur. Porque cuando crean una atemporal canción para radiar hasta en el 2050, ""Little bird", te sientes rodeado de una felicidad efímera pop, una sensación de lujo diminuto para  momentos malos. "Don't bring me now" es un poquito psicodélica, un poquito tierna mantequilla, un mucho sugerir y probar.

He leído en algún blog amigo, que Moose sentaron las bases de shoegazing. Yo mas bien les daría el honor de ser uno de los que se ensañaron con tino en un dreampop siempre con raíces inglesas, ("Polly"), que se ve envuelto en caramelos un poquito envenenados ("The Whistling song").

¿Y que me dices de la versión de Fred Neil , "Everybody's talking"? Supera bajo mi modesta opinión a la del autor. También tienen pedacitos de gloria intrascendente como "Sometimes loving is the hardest thing" que te harán recordar cuando los 20 tacos imperaban en tu DNI.

Moose, el cajón desastre del ayer sobre la cama donde saco los bártulos olvidados. La fotos de los colegas, los ojillos brillantes, el pelo en su sitio, el dolor indomable, los años buenos para forjarse un autoídolo para derrocar a nuestro antojo.


jueves, 8 de noviembre de 2012

MILBURN. "Well, well, well" (2006)

Pero que bien que suenan estos chicos de Sheffield. Escuchando a Milburn, encontrados asi por azar, te das cuentas de todas las cosas interesantes que salieron hace unos años y que pasaron al olvido quizas por falta de tiempo, quizás porque los de siempre intentan vendernos la moto de por ejemplo, los Supergrass, dejando de lado maravillas melódicas como la de estos chavales.

Los de siempre intentaron emparentarlos en lo musical con los Artics Monkeys. Pero no, Milburn es otra cosa. Y menos mal. La que titula el cd es como un viaje en el tiempo para toparnos con una mezcla de Jam y Clash pero sin ardor combatiente y si con vacile bailón.

Los hermanos Carnall (bajo y guitarra), junto a Tom Rowley (guitarra) y Joe Green (bateria), son los encargados de pelotazos del tipo "Showroom", mod guerrillero, tremenda y furibunda, cumple con creces para que votes y votes cuando el cuerpo te pida marcha.

"What about next time" tiene un aire a Thermals, y "Lipstick licking" es una  metralleta de himno melódico, bravío, espasmódicos, eficaz. "Stockholm syndrome" es una maquina frenética para no parar, y "Storm in a teacup" cumple a la perfección con su aire trotón, cargada de versos sucios,sonidos de finales de los 70 para recordar que somos ya viejetes en esto de la escucha musical.

Milburn, pues atina con las espectativas. No sé nada más de ellos. Intentaré seguirles la pista tras este "Well,well, well". De momento, el disco es una garantia de buenas y medicinales tracks.


martes, 6 de noviembre de 2012

BLACK DICE. "Mr. Impossible" (2012)


Siempre he considerado a Black Dice como la cara oculta de los ya para mi gusto domesticados Animal Collective. Cuando éstos cambiaron el rumbo de timón para parecer asequibles, la banda yankie siguió a lo suyo, con sus ruidos tecnológicos, con su cruzada particular para parecerse cada día más a unos Butthlole Surfers del teclado y la electrónica.

En este sexto disco, siguen a lo suyo, batallando por el universo de lo analogico con capas de espasmos tecnificados en tejidos sonoros que como la "Pinball wizard", te dan la pista de lo que te vas a encontrar en sus 9 canciones merodeadoras de caos y soflamas de antipop.

"Spy vs spy" es ensoñadoramente agitada, turbulencias que bucean  en alogaritmos de casos, ruptura y desorden en una ensenada de rugidos espaciales. "The Jacker" se aleja del extremo ruido de sus anteriores propuestas, pero lleva consigo la peligrosidad innata de la banda.

Me quedo con los ocho minutos de "Carnitas", verdadera epopeya liberadora donde nos topamos con lirios atomizados, programaciones que van y vienen, todo en una aclamación sideral de música dificil. Dificultad que nos da pie para seguir apostando desde Discos Pensados en propuestas que se alejan de lo trillado, que nos supongan un reto para poder permanecer en forma en el patio trasero de lo incomodo. Recomendable.

domingo, 4 de noviembre de 2012

DON CABALLERO. "World class listening problem" (2006)


Para el gusto de este modesto servidor, Don Caballero junto a Shellac son mis dos propuestas preferidas cuando hablamos de terminos de mathrock, rock al borde de la catarsis, fiebre que se retuerce en un autentico marasmo de expresión que borda lo free o como te apetezca llamarlo.

Este disco fue el quinto en la discografia de la banda, y de la formación original solo queda Damon Che a la bateria. Es igual, el espiritu de la banda desde el inicial "For respect" (1993), hasta la fecha se ha mantenido, aunque quizas se haya domesticado un poco, (sólo un poco), la propuesta original del grupo.

Dos guitarras, un bajo, y un Damon Che a los tambores. Suficiente para golpearte la sesera, para hacer revolucionar los altavoces con sus incursiones instrumentales que escuencen, que van y vienen, que desmontan el rock para fabricar tugurios de electricidad galopante.

"MMMMM acting, i love me some good acting" es la esencia de Don Caballero: brutos, delicados, aires jazz, turbo en las cuerdas. "Sure we had knives around" es la ocasión perfecta para comprobar como se las gasta Damon Che. Lo suyo es sumergirse en una cueva donde lo primigenio te envuelve, donde las puñaladas de las guitarras se erigen como hacedoras de una expresión musical demoledora.

En "I agree... No....I Disagree" nos viene a la cabeza los Sonic Youth y "Palms trees in the fecking bahamas", con su aire pop, introduce nueva sonoridades al enjambre particular de una banda que desde que los conocí no he perdido la oportunidad para hacerme con su obra.

Don Caballero, con ese nombre de pacharán, son y serán una baza fundamental para los que confiamos en la eficacia demoledora del rock con entrañas.