Buscando canciones, sensaciones pasadas, sorpresas que me espanten, escarbando en surcos musicales, arañando hojas donde encontrar volcanes que me invadan, hechizado como cuando desde crío supe que la música siempre me acompañaría....

lunes, 28 de febrero de 2011

PONY BRAVO. "Un gramo de fe" (2010)


Una imagen de Jesus tirando dolares mirando a un Dios que es un sandwich con la cara de Marx, un eworks crucificado mientras un Hann Solo nazareno enarbola su espada laser, Michael Jackson representado como la Virgen de la Macarena...

Con todos estos detalles tan singulares, te puedes hacer una idea de la música de los sevillanos Pony Bravo, la banda más sugerente del momento, la razón para hablar de nuevo de música independiente sin caer en el sonrojo. Si ya con su primer largo, "Si bajo de espaldas no me da miedo (y otras historias)" (2008), ya se posicionaron en mitad de camino de la musica alemana y los vientos del sur, en este "Un gramo de fe" han dado un paso más adelante.

Empezando con "La voz del hacha", (sinuosa, hipnótica, repetitiva, Can y los años 70 en un contundente volcán rítmico) y siguiendo con "Noches de setas", donde parecen Mar otra vez de cachondeo, no dejan duda, de que por el camino que llevan y si la progresión musical continua, nadie les va parar.

"Super-broker" es un todo un laberinto de tripi, una incursión por el lado más salvaje del inconsciente y en "Ninja de fuego" aparece su acento andaluz, su copla galactica con ribetes de kraut destructor. La bomba.

Pony Bravo son asi, asumen riesgos, se ponen de kriptonita hasta las cejas y nos dejan babeando como lechugas. "Fullero" es groove, es post punk del post punk, la garantia segura de la supervivencia de la fe en que aun hay cosas que nos eleven, que nos hagan olvidar los grises momentos de la musica actual.

Cada tema te dice algo, no hay hueco para especulaciones, todo esta permitido en el orbe de los orates que se saltan las normas para regalarnos un auténtico artefacto que con el paso de los años será objeto de peregrinación para muchos. "La rave de dios" es Trans Am bebiéndose un aperitivo en alguna tasca de las Alpujarras y "Pumare-ho" es dub jamaicano perdido en una isla de silbidos.

Asi pasa "Un gramo de fe", como una incontinente muestra de lo que debe de ser una actitud valiente frente al adocenamiento de nuestros chicos independientes que creen haber inventado el mundo. "Un gramo de fe" necesita escuchas, muchas, para que la invasión de su sideral argumentario te penetre en las venas, como ácido divino para corroer la mediocridad.

Yo, ya me he comprado una répica del Halcón Milenario para enfrentarme a las huestes del mal al ritmo de "Mangosta" y su son cubano. Irrepetibles.

viernes, 25 de febrero de 2011

CLINIC. "Internal wrangler" (2000)


"Internal wrangler" fue la primera muestra sonora de estos chicos ingleses, primera obra de unos deliciosos orates que musicalmente los posiciono en algun lugar entre The Fall y Pere Ubu.

Clinic, desde su inicios siempre se han posiconado dentro de los márgenes más coherentes del rock más arriesgado, y etiquetarlos es de alguna forma perdernos en adjetivar una autencia máquinaria de ruido delirante.

Con lo dicho, decir que uno de sus temas "The second line", fuera cabecera musical en un anuncio de pantalones vaqueros, no es más un detalle que nos aleja del componente de riesgo del grupo.

En "Internal wrangler" nos podemos encontrar de todo un poco: "Goodnight georgie" es un tranquilo paseo por la melancolia pop, "Distortions" es rallante, energética y absorvente. Todo asi a la vez.

La verdad es que toda la obra posterior de Clinic, (de la que sobresale sobre todo "Walking with thee") destaca por su caos organizado, por su especulación sonora que tambien debe mucho a los mejores momentos de Suicide.

Tampoco debemos dejar de lado el componente punk que sobrevuela cada canción, (sobre todo en "C.Q."), que imprime más fragor a esta batalla musical en la que estan embarcados estos chicos.

Si te pones ese surf desquiciante que es "Voodoo wrop", no pararás de bailar, y después sin peder el tiempo acecha "The return of Evil Bill", y fliparás con su oscuridad tan extraña.

Asi son The Clinic, una afortunada rara avis en el campo de lo indie, unos destarladados con gracia, un volcán envolvente, la anarquía compuesta de collage underground.

miércoles, 23 de febrero de 2011

dEUS. "Vantage Point" (2008)


Es una pena que esta banda belga que tanto nos encandiló a principios de los 90 con discos tan interesantes como "In a bar under the sea" (96) o "Worst case scenario", (94), verdaderos cócteles de rock plagados de violines que se violentaban con frecuencia en maremotos de guitarras y a los que no importaban la presencia de canciones más pop, se hallan convertido con el paso del tiempo en una mala imitación de sus mejores momentos.

En esos años les seguí con atención, y los dos lps comentados realmente me impactaron. Asi que perdidos de vista que los tenia, y sabiendo que solo dos miembros de la banda original seguían en dEUS, me sumergi con mucha cautela en este "Vantage Point".

Y la verdad es que oyéndolos en este su quinto largo, preferiría tener el recuerdo de aquellos principiantes pasos a no verlos abocados a ser una pardoia de ellos mismos. "When se come down" es un anuncio a navegantes de lo que se avecina con ritmos electronicos epatantes y modorros. "Oh you god" parece por momentos que levantan la voz, pero se queda en falsa alarma. Guitarras en medio de una inocente verbena pop.

Es en "Eternal woman", tranquila y suave, cuando me recuerdan algo lo que eran en aquellos lejanos años. Quizás el abandono del grupo por parte de Rudy Trouvé (guitarra y voz) tras "In a bar under the sea" fue todo un síntoma de lo que iba a acontecer a dEUS. Perdieron la magia.

Escucha "Slow". Parece una fantasmada a lo Depeche Mode con etiqueta de rock moderno. Tampoco funciona con "The Architect" y sus tecnológicos devaneos que no son más que un continuo ejemplo de la decadencia del combo.

¿Qué queda de esa frenética música que nos cautivo, de esa distorsión que provocaba seismos en tu equipo reproductor? Nada. El nombre y nada más. Poco para unos alborotadores que dejaron de transmitir buen rollo demasiado pronto. Para olvidar este "Vantage point" pues.

lunes, 21 de febrero de 2011

JEANNE MOREAU ET ETIENNE DAHO. "Le condamné à mort" (2010)


Jean Genet fue uno de los enfants terribles de la literatura gala. Junto a Baudelaire, Rimbaud o Verlaine, escenifica toda una manera de apostar por la transgresión, por la ruptura con el orden moral imperante en una sociedad que no estaba preparada para estos satanes de noches de exceso y violencia.

Abandonado por su tutores, paso su infancia en correccionales, y más tarde la cárcel fue su nido más permanente. Adicto a la prostitución homosexual, ladron, picaro, victima de uno tiempo inclemente, dedicó su poema más celebre y conocido, "Le condamné à mort", a su gran amor, Marcel Pilorge, condenado por asesinato y ajusticiado mediante la lengua de acero de Madame Guillotine.

Jeanne Moreau, actriz, y cantante, se unió con todo un emblema de la canción pop francesa, Etienne Daho, para recrear esta larga oda al amado, repleta de dolor, de devastación, aristas en los versos, palabras que se quiebran mientras llega el fin, la separación.

"Le condamné à mort" es bello, lirico, potente, estremecedor. Empiezas con "Le vent qui roule un coeur", con Daho acompañado con una guitarra acústica, minimal, envolvente, terciopelo de sangre, luz en la penumbra. Los compases de "O la douceur du bagne" habla sobre las soledades de las carceles de las colonias francesas, donde quien entraba, salia unicamente en un barco de madera con una cruz para siempre. Y aqui aparece Jeanne Moreau, como formidable contrapunto con la voz dulce de Daho; ella entona grave, recia, colapso en la garganta, fiebre sin fin. Estremecedor.

Las cuerdas que dan comienzo a "La chanson qui traverse" se convierten en un carnaval trágico, en un cadalso instrumental, que te sobrecoge y hiela. Y en medio de todo los versos de Genet, "tu alma delicada los montes atraviesa acompañando siempre la milagrosa huida de aquel que se ha fugado, muerto al fondo del valle, de una bala en el pecho, sin reparar en ti".

La media hora del disco es todo un vals de la pobreza, de la desesperanza. Pero todo lo iluminan estos dos monstruos de la escena francesa. Moreau recita,y te quedas inmovil, parado, absorto y pegado a la cadencia de su homenaje al poeta, ("Sur mon cou").

Y cuando Daho se queda sólo, compone oscuras entrañas musicales,como "Les assasins du mur" que nos hace imaginar la vida de Genet encarcelado, amante que se sabe abandonado por la sentencia de los hombres que derrotará al amor mediante el hierro.

"Le condamné à mort" es arte en estado puro. Es la vida y la poesia, son canciones espectros, insania y derrota, mendicidad, y a pesar de todo, creencia en el amor. "Elève toi dans l'air" es como su titulo, una elevación hacia algún abismo redentor.

Música catarsis, y la gravedad de Moreau articulando los versos estrangulados en una sinfonia que aunque desconozcas el idioma, te hará estremecer, y quizás volcarte en buscar ese largo poema que Genet dedicó al que tanto quería.

"Solicito a la muerte la paz, los largos sueños, un canto de querubes, sus perfumes y cintas, angelotes de lana en tibias hopalandas, y aguardo oscuras noches sin soles y sin lunas sobre landas inmoviles". Sin palabras, sin respiración, arte total.

viernes, 18 de febrero de 2011

NIÑOS MUTANTES. "Todo es el momento" (2008)



Estos chicos de Granada me caen simpáticos aunque tengo que reconocer que nunca llegarán a ninguna parte. Si, es la palabra que encuentro cuando escucho su obra, y en concreto este "Todo es el momento".Juegan en la misma liga de Lori Meyers y lo ultimo de La Habitación Roja. Con esas pistas supongo que ya sabrás de que van.

Su discurso navega en aguas peligrosamente comerciales,siempre sacando la cabeza con su pop a veces recordando a alguna banda de por aki de los 6o, y otras con algún ramalazo eléctrico que lejánamente (muy lejánamente) les acerca a Pixies, "Sapos y culebras".

Simpáticos, y nada más, porque no tienen pretensiones,porque a veces la cagan y hacen boutades tan tediosas como "Te favorece tanto estar callada", para luego desefundar la melodia para conseguir algún hit adolescentes como "No sabia que era tu oportunidad" que rápido se te va de la cabeza.

Nunca pasarán a la historia, nunca serán Los Planetas. "Formentera" es casi folk y empalaga porque no emociona.Tan sólo se deja oir. Niños Mutantes son livianos, para olvidar pronto, y la simpatia no es base suficiente para decir que son buenos.

Viven en el limbo, en tierra de nadie, y a pesar del mediano exito de sus "Grandes exitos" donde versionaban a gente tan dispar como a Jeanette o Mecano (?), su pegada se difumina por su bisoñez tan risueña.

Y eso que "Arañicas" es pop poderoso armado con volutas de electricidad contenida. Pero sus guiños a Los Brincos en otras temas como "Daniela", les deja como meros principiantes de no se muy bien que.

Simpáticos. Si, aunque hagan tonterias como "No puedo más contigo", donde sus silbidos ñoños no se de donde han salido. Y luego van y hacen "Lovesong Miguelito", subiendo sus coros y enfangándose más en lo farragoso.

Asi que "Todo es el momento" es la obra de unos jóvenes que tienen bien aprendido el discurso de sus mayores y que apenas de sus 13 temas podemos rescatar a uno o dos. Con este fundamento, tendremos que pensar que la simpatia de la que hablaba al principio cuando los escucho bastante se convierte en me da lo mismo lo que me cuentan.

De Granada, si, como Los Planetas, pero a años luz de estos, flotando en el sideral espacio de lo repetitivo, de lo gris, de lo mismo de siempre.

miércoles, 16 de febrero de 2011

COME. "Near life experience" (1996)


Desde que los descubri en los añorados 90 no he parado de seguir la carrera de Thalia Zedek en Come y más tarde en solitario. Me parece que el concepto rock tiene sentido cuando la escuchas cantar, cuando su voz se arranca desde unos pulmones que son cobalto, intuyendo en cada pedalada de voz los infiernos por los que pasó.

"Eleven, Eleven" (92) fue mi primer impacto. Recuerdo que no paré de grabar cintas a mis colegas (antes que el cd derrumbará al vinilo y a los métodos caseros de expansión musical). "Near life experience", acompañado de su inseparable Chris Brokaw a la guitarra quizás sea el que mejor ha definido y concretado toda la épica de Come: sentimientos al limite, intensidad eléctrica, desgarro emocional.

"Hurricane" la que da la señal de inicio de este carrera por los bajos fondos del dolor, es una buena manera de llevarnos de la mano con la inflamable Thalia sacudiéndose entre espasmos, mientras Chris rechina con sus cuerdas en una abrasiva sesión made in 90.

Me hechiza la melancolia de "Weak as the moon", donde parece que Zedek quiere sacar sus demonios lejos de su yo, para quebrarnos con unos rayos de luz que derroten a la tragedia.

Si, visto a traves del tiempo, "Near life experience" lo podemos considerar lo mejor de Come. Sus ocho temas, concisos y a la vez directos, no dejan respiro, no hay mácula ni falla en su demoledor arquitectura. "Bitten" es furiosa, blues desde la cornisa de la ira, lejia en las cuerdas vocales, rugir y luego balar.

Más cuando más disfruto es cuando se aquietan, cuando escuchas solemnes verdades como en "Shoot mi first", aqui con Chris cantando, erizándonos los conductos sentimentales en un himno que hay que recuperarlo para ponerlo cerca de todo lo que amabamos en los 90.

Thalia canta con todo. No se queda nada atras. La soledad no es un cuento metafísico, no es un single, ni una coartada para salir en los medios. Las arrugas no salen en el alma para beneficiarse con purpurina endeble, el dolor no es una baraja de poker. Eso me da ha entender cuando me pongo "Walk on's".

¿Será casualidad que Come naciera en los 90? ¿Qué tendrán esos años para que fuesen los más fructíferos que han dado la musica moderna? Cuando acabo el disco con "Sloe-eyed" solo queda el goce de haber consumido un dulce veneno, nacido de una artista de esas que quedan pocas, de esas que no nos fallan, de esas que nos cantan con el corazón.

lunes, 14 de febrero de 2011

FURSAXA. "Mycorrhizae realm" (2010)


Detras de Fursaxa está Tara Burke (ex-Silbreeze), y "Mycorrhizae realm" (su obra más impactante) es todo un tratado de folk oscuro, de tradición, casi de un medievo salido de algún castillo escupido por el adios del tiempo.

Fursaxa es una banda que se hace imponente por el climax que crea en cada canción. El inicio de "Lunaria exits the blue lodge" con sus ornamiento de flautas y instrumentos para meditar pesadillas, nos hace viajar a un mundo incomodo, y a la vez acogedoramente glaciar.

"Poplar moon" es una caricia que se levanta entre la bruma, con las cuedas y el piano arrugado por la ansiedad de lo antiguo, con un manto invisible de conmoción que llena cada surco de la canción.

Por su voz Tara ha sido comparada con Nico. Bueno, dejemos a los criticos que busquen analogias y adentremonos en este orbe tan inquietante que es "Mycorrhizae realm".

"Celosia" es como una mal pesadilla hippie. No me extraña que a Fursaxa les hayan metido en el mismo saco que Six Organs of Admittence o Acid Mothers Temple. Salvando la distancia a todos ellos les une la fuerza del ir más alla, de debatirse en un oceano siempre salvaje donde nada es fácil, donde si penetras muy hondo te puedes quedar sin aire.

Porque sin aire me quedo al oir "Well of Tuhula", donde esparcen su polen siniestro, como una procesión de magos negros, en una noche infernal, donde las voces crujen, donde el silencio se rompe entre un maleficio de básica instrumentación.

Pero tambien hay tiempo para el lirismo. Para producir letanias tan hermosas como "Sunhead bowed", más ceñida al folk más apaciguador, y con una intensidad que te cubrirá de rocio las yemas de tu corazón.

Fursaxa, otros orates a seguir, otra postal desde la deserción de la luz, otro cuadro comprado al por mayor para gusto de nuestros ojos auditivos.

viernes, 11 de febrero de 2011

BRIGITTE FONTAINE. "Prohibition" (2009)


Brigitte Fontaine
tenia 70 años cuando saco este disco. No os asusteis. Ella sigue estando con nosotros. No se ha ido. Lo que quiero que quede claro cuando os metais en el mundo de esta grande chanteuse de la canción francesa, es la fisonomía de su música, lo actual de sus quejidos, el rock destartalado de su voz de vieja dama que sabe más que nadie.

Me apena una cosa. Buscando por la red, poca cosa hay suya. Parece que esta mujer, con 15 discos a su espalda, con un bagaje increible en nuestro pais vecino, ha pasado de puntilla por los medios que tanto nos orientan para saber lo que nos conviene escuchar.

Pues bien, esto es grande, Brigitte os va a cautivar sino la conoceis, y si ya os habeis embriado con discos como "Kekeland" o "Rue Sant Louis en L'ile", este "Prohibition" os dará mas sentido para gozar de esta señora de voz ronca y de estimulantes señuelos para nuestros sentidos.

Decidme que creador, creadora, en la actualidad conserva a los 70 años una vitalidad como la de esta arrugosa dama. Firmo porque los artistas que admiro lleguen algun dia a una vejez como la de esta libelula fumadora de deseo y ardor.

"Prohibition" empieza con "Dura Lex" donde se marca todo un himno rock, que dejaria a mas de nuestros niñatos mas entronizados en pañales. Tomad modernos un poco de veneno, tomad hijos del futuro un poco de absenta venenosa y necesaria. La vacilona "Entre Guillemets", da paso con suaves ritmos electrónicos a "La fianceé de Frankenstein".

La que da titulo al cd, "Prohibition", se sincera con nosotros: "Je suis vielle et je vous encule", "Yo soy vieja y me cago en vosotros". Dedicado yo a estos cretinos jovenzuelos que creen que el mundo lo han inventado ellos, imberbes moralistas de la efimeridad.

Me vuelves loco Brigitte cuando cantas "Ill s'en passe", suave, caricias en el viento, hecatombe bella, abominable dulzura la de tus astillas vocales. En "Harem" y con el piano como acompañante, habla de las mujeres que perdieron su juventud al servicio de algun cerdo sultán, vomitivos señores encarceladores de deseos.

Invita a Grace Jones, en "Soufi" para gritarnos "Salam" (paz) mil veces en nuestros oidos tergiversados por la sordidez, y en "Partir ou rester" en una minimal secuencia de su principado de rock particular, nos regala un paseo junto a Philippe Katerine en un intenso y emotivo choque vocal que es todo una delicia.

¿Qué más decir de la vieja señora? Yo no digo nada más, lo dice ella como despedida:
"Muy pronto, amor, musica y poesia serán prohibidos por estos malditos". Bendita hereje.

jueves, 10 de febrero de 2011

ISAN. "Plans drawn in pencil" (2006)


¿Alguien se acuerda del termino indietrónica? La palabreja nació para definir sobre todo a grupos nacidos bajo la protección del sello Morr Music, donde lo analógico, lo digital, se llenaba de conceptos emocionales.

Era operar en los teclados a tumba abierta, posicionar un organo con latidos y dejarnos mecer con el implante. Lali Puna, MR. John Soda, y estos Isan, fueron lo más florido del genero, que al fin al cabo es una ramificación más de la musica electrónica.

Antony Ryan y Brian Saville son los que llevan la batuta en este esplendido "Plans drawn in pencil", donde te veras rodeado de gemas que van desde lo robótico sentimental, "Look and yes", hasta pequeños viajes sin paracaidas por entramados siderales, "Cinnabar".

La escucha de "Plasns drawns in pencil" es todo un paseo que tambien nos seduce con regalos medio ambientales como "Roadrunner" y emotivos toboganes que describen piruetas tecnológicas, "Ship".

Quizás el discurso no sea de los que quede para la posteridad,pero es de agradecer el empujón del label de Morr Music para quebrarnos los sentidos con estas programaciones puntuales de texturas expansivas y coloristas.

lunes, 7 de febrero de 2011

DEERHUNTER. "Halcyon digest" (2010)


No es casualidad que el nuevo album de Deerhunter lo saque 4ad, el sello del ensueño,de Cocteac Twins o de This Mortal Coil. La banda de ese extraño personaje llamado Bradford Cox lo ha vuelto a hacer.

Atras quedan obras intensas como "Cryptograms" o "Microcastle". Este "Halycon digest" es un repaso exhaustivo por los 80 de XTC y de la psicodelia más visionaria. Es un ramo de muerdago que te han puesto en la puerta de tu casa para que piques y devores con ansiedad este devaneo tan especial.

Una canción, solo una, "Earthquake", y te verás inmerso en un torbellino donde te puedes imaginar a unos Cocteau comatosos, lentos, pero con ansias de tentación, de broncearnos a la luz del silencio, con una cuidada instrumentación oscura, que juega al tras luz, al galimatias, a la excitación.

"Don't cry" es como si los Jesus Mary Chain se hubieran pasado al pop de los 60. Toda una potente boutade nihilista. "Revival" suena algo a Bowie pintado por las dos caras de morro y provocación.

Pero hay más en "Halcyon digest". "Memory boy" se trasmuta en una versión edulcorada del espiritu de Lou Reed. Me encanta "Desire line" porque las guitarras se toman tu tiempo para cercenar la melodia, para vibrar en un columpio de seda que nos columpia sin aspavientos. Tremenda.

Y en "Basement scene" parecen unos crooner hasta arriba de contaminantes sustancias que les hacen perder la cabeza. Deerhunter consiguen no ser una banda standard nacida de las modas de momento. Oye "Helipcoter" y su melodia y me cuentas en que se parecen a tanto grupo impostor del momento (vosotros poneis los nombres, hay muchos,muchos,muchos...)

Un sueño estos Deerhunter. Una caricia de estiercol de rocio, una fabrica de rocio extremo. Peculiares, raros, e interesantes, sin duda de lo mejor del año ya fallecido.

viernes, 4 de febrero de 2011

BARRY ADAMSON."Back to the cat" (2008)


¿Estais preparados? ¿Os habeis sentado en vuestras butacas auditivas con los cinturones del goce preparado? Señoras y señores, ante ustedes, el gran mago de las bandas sonoras imaginarias, el que fuera bajista de los añorados Magazine y luego compañero de viaje del diablo australiano Cave.

Si, Barry Adamson, el que siempre saca de su chistera mil formas musicales para que no nos cansemos de disfrutar de este viaje intenso hacia el fondo del jazz, el soul, los sonidos más calientes que te puedas imaginar.

"Back to the cat", fue el octavo disco de Adamson y junto a "Most side story" (1989) forman un binomio indispensable para los que quieran empezar a conocer su dilatada carrera como compositor.

Los sonidos de los setenta recorren cada particula vinilica de este artefacto sonoro donde cabe absolutamente todo. Desde la amenazante y cautivadora "The Beaten side of town" hasta el soul con órgano de purpurina de "Straight'til sunshine" que nos hace retroceder en el tiempo para llevarnos a algún añejo film policiaco años 70.

Y que me dices de la mejor, "Spend a little time", swing eskizoide, la orquesta puesta en pie, los vientos desquiciados en un motin de alaridos, la caverna que se llena de cieno de amor. También es capaz de componer hits tan abrasivos como "Shadow of detah hotel" para luego contaminarnos con esa enorme balada que se llama "I could love you" donde te dejará sin escudo alguno para hacerte fiel servidor de este beau Satan de la música sin aditivos.

¿Qué tal va el viaje? ¿Bien? Bueno, no bajeis la guardia. La casi dub "Flight" te llevará a algún confin desconocido, donde todos los pecados necesarios son posible. Este es Barry Adamson, este es un artista con mayusculas, uno de los que hace posible que sigamos confiando en la salud de la tan herida musica actual.

Un consejo para su escucha. Sube el volumen, olvidate del mundo y no pares de gozar con este medicamente salvaje.

miércoles, 2 de febrero de 2011

SAY HI TO YOUR MOM. "Impeccable blahs" (2006)


Say hi to your mom, es de esos casos (más bien escaso), donde la propuesta más o menos comercial dentro de los cánones indie, no esta reñida con la calidad. "Impeccable blahs" es muestra de ello, todo un interesante compendio de indie-rock, donde se fajan con simpatia de los cliches de siempre.

Los chicos de Brooklyn, liderados por Erik Elborgen, hacen canciones como "These fangs" o "Snowcones and puppies", donde se muestran expansivos en su continuo juegos de subir y bajar el piston, con buenos coros y cuidandola melodia como debe de ser.

"Impeccable Blahs" esta dedicado casi integramente a los vampiros, hasta en una pieza, "Angels and Darlas", rinden homenaje a la serie de Buffy, la cazavampiros. Con estos mimbres tenian todo a su favor para convertirse en otros más de los combos que a rebufo de los medios alternativos, subiesen como espuma para hacerse un hueco perdiendo de vista la calidad.Pero este no es su caso.

No se cortan cuando tienen que meter algun tecladillo juguetón, como en "Blah, blah,blah", y cuando a lo grande componen "She just happens to date the prince of darkness", lenta pero cargada de intensidad, efusiva, pero repleta de tics para perdurar en nuestros silbidos emocionales.

Hasta parecen una formación de new wave ochentero cuando escucho, "Not as goth as they say we are" y su aire despreocupado. Con el tiempo se acortaron el nombre, y se quedaron en Say hi, pero eso es otra historia, y desconozco si el cambio provocó un giro estilistico. De momento, me quedo con "Impeccable blahs".

Nunca serán Sebadoh, Buffalo Tom o Dinosaur jr, pero superan a los grupos que los criticos dicen que imitan (The Strokes, Belle and Sebastian, etc.) Pasa y disfruta del show de los colmillos distorsionados, de las guitarras jovenes en colisión.